El desafío y la decisión de elegir qué casa se quiere

Fuente: Grupo Cosntruya

Aunque haya ideas, siempre surgen interrogantes y consultas a la hora de pensar la vivienda para residir. Qué suele privilegiar la gente y qué conceptos son los aconsejables.
Tanto los profesionales como las empresas constructoras a la hora de brindar sus consejos a la gente suelen sentarse por varios minutos para consensuar ideas e intercambiar datos para ver que conviene o que se quiere privilegiar. Llegar a la conclusión de lo que se desea no es difícil, pero hay muchos detalles por tener presente y obviamente depende de la decisión de cada propietario en elegir y poder plasmar sus preferencias en la casa que utilizarán para residir en forma permanente o para fin de semana.

Según el conjunto de los estudios de arquitectura y de las inmobiliarias encuestadas en el último Estudio de Opinión Construya, al momento de elegir una vivienda, el consumidor final pone en primer lugar la calidad, seguida por la seguridad, la ubicación, los ambientes, la luminosidad, los espacios verdes, los amenities, el acceso al transporte y, en último lugar, el consumo energético/ahorro energético. Estos aspectos son priorizados y obviamente el precio también, aunque es revelador los datos de calidad y seguridad, dos temas que preocupan por estos tiempos.
Y también el estudio avanzó sobre el perfil del cliente al momento de invertir su dinero, el 39% indicó que adquieren las viviendas como bien de inversión, en tanto que otro 28% señaló la adquisición para uso propio y el 21% del total optó por la refacción de las casas propias.
En este aspecto, Claudio Mazur, del Estudio Mazur Arquitectura Inmobiliaria, comentó que depende mucho de lo que quiera la gente para su estilo de vida “y a partir de allí surgen los estilos o posibles diseños que se les puede aconsejar o dibujar para adaptarse lo mejor posible a lo que se pide.” En este cuadro de situación, la pregunta clave es: ¿cómo encarar la construcción en una vivienda?

Se deben tener en cuenta las tendencias, los estilos, los gustos y las necesidades propias, además de los costos. Los especialistas en la materia dan sus puntos de vista y ayudan a aclarar un poco el panorama sobre cómo será la próxima casa y lo que se debe invertir para cumplir con ese objetivo.
“Lo primero, por supuesto, a la hora de elegir el estilo de la casa son los gustos. Por ejemplo si nos gusta el estilo minimalista y vivimos en un estudio de 20 metros cuadrados, no digo nada raro si comento que no podremos llevarlo adelante. Por eso nuestros gustos tienen que estar sometido a otras circunstancias y adaptarse a ellas. Tal vez en un piso de 20 metros no podamos crear un ambiente minimalista, pero podemos hacer algo que se asemeje lo más posible. Mi consejo es que la gente tenga claro lo que le gusta, y una vez elegido, piensen en las circunstancias del hogar, como segundo factor a tener en cuenta. Supongamos que una vez elegido el estilo que se quiere para la casa, que te gusta el estilo rural, colonial, contemporáneo, u oriental. Este es el momento de atender a las características de la vivienda”, puntualizó Ana Rascovsky, del estudio de arquitectura homónimo.
Por otra parte, la arquitectura es un pilar importante cuando se imagina una casa. Muchas personas residen en una determinada unidad porque era la que en su momento se adaptó a las posibilidades económicas o al lugar de trabajo, y no necesariamente porque su arquitectura fuera la que más gustara o que coincida con la decoración pretendida. Por lo tanto, varios estudios indican que es importante que la casa tenga una continuidad, de manera que si se vive en un estudio en medio de la ciudad (por ejemplo) es imposible que se lleve a la práctica un estilo rural, que agrade.
También se refiere al tema de vivienda que se pretende, Verónica Grondona, del estudio GC Arquitectos: ‘Si bien hay personas que prefieren comprar casas ya construidas y evitar las demoras y complicaciones que demandan una obra, la mayoría quiere imaginar junto con un arquitecto su casa y luego ir viviendo el proceso de concreción de ese sueño’.
‘Para eso se trata de utilizar no sólo nuevos materiales, sino también modernas tecnologías que permitan generar un tipo de arquitectura que no se repita en forma constante y que tenga una íntima relación con el confort, que se logra cuando se usan las últimas tendencias’.
Según Grondona, los costos de construcción no varían demasiado respecto de la zona: ‘Los valores son similares en todas las zonas, sólo se pueden ver afectados por costos derivados de exigencias distintas, por horarios de trabajo o demora en la entrada, por ejemplo’.
Otro factor que puede incidir en los costos de construcción son las distancias a los centros comerciales o urbanos; edificar en una zona rural siempre eleva el valor final del trabajo.
Los valores de las viviendas con lote incluido parten desde los 550.000 pesos (de dos dormitorios) y también dependerán en qué lugar estén ubicadas, porque no es lo mismo el costo en la zona bien urbana, que en un country o barrio privado, donde las viviendas superan los 600.000 pesos (si es por estrenar). De todas formas, todo puede variar de acuerdo a las terminaciones, si tiene pileta o no, si cuenta con dos o cuatro dormitorios, entre otros ítems.

Sistema
Uno de los sistemas que más se ofrece para la compra de viviendas terminadas es el housing. A través de éste, la construcción corre por cuenta del desarrollador, por lo que la garantía está asegurada. Como también tienen un menor costo, ya que los proyectos están preconcebidos y el constructor, con mayor poder de compra en los materiales, puede mejorar el precio final y ofrecer mayores facilidades de pago.
Entre los que proponen este tipo de sistemas se encuentra las denominadas Casa Eidico, de la desarrolladora ubicada en Tigre, pero que ha construido varios barrios privados y viviendas en distintas partes.
Acerca de qué suele exigir la gente a la hora de pedir su casa, Nicolas Degano, director de Eidico Casas, dijo que “fundamentalmente, que la construcción de la propiedad sea de calidad y con materiales de marcas prestigiosas y reconocidas del rubro. Buscan que los ambientes de las unidades reproduzcan todas las bondades y comodidades que debe tener una vivienda moderna, funcional, de gran calidad y diseño”.
Y profundizó que la gente “generalmente quiere que los espacios den esa sensación de amplitud y aislamiento característicos de una casa con jardín y vista abierta. Por ello, nuestras casas tendrán áreas grandes, luminosas, funcionales y que estén integradas con el entorno natural del proyecto. Así las características de nuestro proyecto no sólo le otorgan exclusividad y prestigio, sino también una buena integración con el entorno. En síntesis: son determinantes las vistas y el aprovechamiento del sol y la iluminación natural.”
Los que más responden en forma positiva a este sistema son las familias jóvenes que no encuentran opciones verdaderamente factibles para acceder a su primera vivienda, ya que les resulta casi imposible poder pagar un lote y luego tener que afrontar los costos de construcción de una obra o acceder a un crédito hipotecario.
“Sorpresivamente mucha gente suscribió al proyecto como vía de resguardo de valor y capital. Y que gracias a sus características técnicas, la calidad del producto y a la gran consolidación comercial de la zona en la que se emplaza muchos detectaron su gran potencial de revalorización y proyección a futuro”, dijo Degano.

Las Casas Eidico están cotizadas en 469.000 pesos y cuentan con un plan de pago de 30% de anticipo más 120 cuotas en pesos.¿Es más barato este modelo de casas, o una que haga la gente por otra vía?
“El modelo Eidico Casas es un producto auténticamente accesible ya que ofrece lotes con la casa terminada, cuidando la calidad y la eficiencia en la construcción sumado a que se va pagando el costo de la unidad en cuotas en pesos. Por lo tanto, en un país en el que resulta muy difícil ahorrar y acceder al crédito la solución que encontramos estamos ofreciendo la posibilidad de adquirir, mediante la financiación de nuestro sistema cooperativo, un lote mas una casa en cuotas y en pesos. A su vez, una característica interesante es que, pagando cuotas no muy lejanas a las de un crédito durante diez años, y sin tener que cumplir con los requisitos que estos imponen, a partir del tercer año es posible acceder a una casa en una zona de gran potencial. Además, la suscripción a un proyecto de este tipo es una excelente forma de ahorrar y de obtener una revaloración a medida que se acerca la entrega de la unidad”, explicó.
Las viviendas sustentables por ahora no son las más demandadas por la gente, claro tienen un costo superior a la de una construcción convencional.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: