Cavas para el Hogar

20120723-164648.jpgAntiguamente, las cavas de una vivienda eran sinónimo de sótanos oscuros donde se almacenaban los vinos para guarda, alejados de la luz natural y de los cambios bruscos de temperatura. Hoy pueden ser, en cambio, uno de los espacios más destacados y extrovertidos de la recepción, destinados a recibir amigos y catar buenos vinos, como en un ritual. El estudio Brukman & Chechik ha diseñado y equipado recientemente algunas casas muy exclusivas que incluyeron espacios para cavas.

Básicamente la cava tiene dos áreas funcionales: la de guarda y la de degustación. Las tecnologías actuales de refrigeración permiten que los vinos puedan conservar condiciones muy estrictas de temperatura, humedad e iluminación, y a la vez ser exhibidos detrás de dispensers vidriados. El rincón para compartir la degustación requiere de muebles como para recibir un grupo de gente, y si bien no hay reglas fijas, suele disponerse de una mesa, generalmente a modo de barra, con banquetas altas.

La arquitecta Patricia Chechik describe algunas claves de estos espacios, en el ejemplo de una casa en un country en San Fernando: “Aprovechando la flexibilidad del diseño de una casa nueva, dispusimos la cava a la manera tradicional, en un subsuelo, con un cuidado tratamiento de la iluminación artificial y de la materialidad. Trabajamos con materiales nobles en planos de piedra, otro de madera y mamparas de cristal y acero inoxidable, que son un sello de nuestro estudio”.

“La luz tiene efectos múltiples, por ejemplo es rasante y vertical, escondida detrás de gargantas en el cielo raso para destacar las texturas. Las paredes tienen un plano de madera de anigré frisé, del cuál emerge con el mismo material una gran barra que incluye un plano de vidrio transiluminado para apreciar el color de los vinos. En el plano de la pared se han dispuesto también varillas circulares de esa misma madera para apoyar botellas con un recurso escultórico e ingenioso.

Estantes de acero inoxidable permiten generar un copero o apoyar otros objetos y adornos. Las banquetas son livianas -de cuero blanco y acero-. La cava es de cristal a la vista, con un color tonalizado y en el interior sobresale el recurso innovador de las líneas de leds blancas generando un entramado por detrás de las botellas, para destacar sus siluetas”, explica la arquitecta.

Para el caso de una cava en un departamento en Palermo Chico, Patricia Chechik relata que el desafío fue integrarla con la recepción. “La idea fue generar un recinto para la guarda de vinos, que se expresa como un vano cuadrado vidriado con exhibición hacia el living y el sistema de refrigeración oculto. El gran vano de vidrio permite visualizar las botellas, que armoniza con las paredes de fresno teñido en color hueso. La cava se completa con una barra de acero inoxidable diseñada y fabricada por Live In, con tapa de 20 mm de cristal tonalizado, así como unas rajas en las paredes para copas. La iluminación interior de la cava de guarda está diseñada con líneas de leds blancas, con un juego lumínico de efectos cuya fuente no emite calor que generaría mayor temperatura” agrega Cehchik.

Chechik concluye: “La cava personal es un detalle de distinción que debe ser acompañada por una estrategia de diseño para la iluminación, la integración con la recepción y el correcto mobiliario para lograr el lugar más impactante de la casa y disfrutarlo en buena compañía”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: