Día del Arquitecto

En conmemoración del día del Arquitecto reproducimos una entrevista a Clorindo Testa publicada por el Grupo Construya.

Al conversar con uno de las grandes protagonistas de la arquitectura argentina, enseguida se advierte a una persona pensante y serena que está muy atento en la entrevista y que se refiere sobre su trabajo con la misma pasión que lo realiza desde muy joven. Repasa uno a uno sus pasos de una carrera que en la actualidad lo tiene muy presente y actualizado con las últimas concepciones de la actividad.

De Clorindo Testa se trata, nacido en Nápoles hace 88 años, porque su padre Juan Andrés Testa (médico de profesión), era un hombre que mantenía muchos lazos afectivos con Italia. Pero al poco tiempo de nacer volvieron para nuestro país y así pasó su niñez en familia junto con su madre Esther, el papá y tres hermanos, en Buenos Aires.

De pequeño le gustaban los barcos. Pero varias charlas, en especial las que mantuvo con su padre, lo condujeron para que de todas las carreras posibles no siguiera la de medicina, algo que no le disgustaba. Clorindo hizo caso y abrazó no sólo la arquitectura sino también el arte, ya que es un artista con todas las letras, pinta cuadros desde 1951, y el mismo día de la entrevista recibió pedidos para exponer sus obras en una galería de arte en Buenos Aires.

-¿Dónde estudió Clorindo?
-Estudié en la Universidad de Buenos Aires, egresé en 1947.

-¿Cómo fueron sus primeros momentos en la arquitectura?
-Al principio y con el título me fui a Italia, aunque recorrí otros países de Europa, y recién en 1950 volví a Buenos Aires. La experiencia fue formidable y me ayudó a profundizar lo aprendido.

-¿De vuelta en la Argentina, cuál fue el primer trabajo?
-Sentí una gran emoción, cuando ganamos el concurso nacional para la construcción del edificio de la Cámara Argentina de la Construcción. Fue en 1951, y el concurso lo ganamos junto con Francisco Rossi, Boris Dabinovic y Augusto. Me acerqué a ellos por una invitación del propio Rossi de quien fui compañero en la facultad.

-¿De sus obras, la de la Biblioteca Nacional, es la más importante?
-Diría que todas son importantes, esta fue clave porque era algo público, y muy renovador. La hicimos en sociedad con los arquitectos Francisco Bullrich y Alicia Cazzaniga. Lo malo que por los avatares de la política y las aprobaciones de presupuestos demoró casi 15 años en concretarse, y eso que la iniciamos en 1962. Pero los parasoles se colocarán entre fines de este año y el próximo, para el cual ya estamos trabajando para que se apruebe todo.

-¿Qué piensa de la arquitectura moderna?
-Hoy se realizan muy buenos trabajos, hay arquitectos que se esmeran por definir muy bien sus obras, siendo clave el anteproyecto y la serenidad para confirmar los pasos a seguir y que tanto el dueño o quien encabece la obra sea conciente de todo. Somos de asesorar mucho a la persona. Lo mejor de estos tiempos y el camino es lo sustentable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: